Infografía en la que se muestran varios datos sobre las compras online y diez reglas para comprar de forma segura por internet.
ELABORADO POR ESTAFA.INFO

DIVULGA Y AGREGA ESTA INFORMACIÓN EN TU PÁGINA WEB

Compras online seguras: echamos un vistazo a las 10 reglas de oro

Una mano maneja un teléfono móvil para realizar compras seguras online.

El volumen de compras online no hace más que aumentar año tras año. Fuente de la imagen: ©bluebudgie / Pixabay

Irse de compras por internet es cada vez más frecuente habiéndose convertido en una parte fundamental de nuestras actividades diarias. Las compras online resultan poco complicadas, rápidas y lo normal es que busquemos, entre la mucha oferta, aquellos productos con los mejores precios.

Pero comprar por internet tiene ventajas y desventajas, puntos débiles que son aprovechados por estafadores y cibercriminales que ponen en riesgo la seguridad de tus compras online. La anonimidad dificulta la persecución de los timadores, mientras que la enorme variedad de posibilidades que ofrece la red hace difícil diferenciar entre las tiendas online serias y las fraudulentas.

Ya que la información y los datos generados por el comercio online son el objetivo principal de los cibercriminales, es bueno conocer su modo de proceder y aprender a identificar las páginas seguras para comprar por internet. Con nuestras diez reglas de oro no tendrás problema para navegar y realizar compras seguras online.

Esto es en lo que nos debemos fijar

Las diez reglas de oro para la seguridad de tus compras online

1. Comprueba el contenido de la página web

Los comercios online falsos son a primera vista difíciles de identificar; muchas veces se trata de copias exactas de páginas que existen en internet. Se anuncian con imágenes e información sobre el producto que copian de la red. La impresión que transmiten es de profesionalidad, engañando así al usuario de tiendas online seguras.

Lo aconsejable es que antes de hacer una compra por internet tengas en cuenta lo siguiente:

2. Reúne información de una tienda online poco conocida

Tiene mucho sentido que busques toda la información posible sobre los negocios online que desconoces. Se trata de una medida de seguridad muy simple; basta con que hagas una búsqueda en la red con el nombre de la tienda.

3. Compara los precios

Si el precio del producto se trata de una ganga difícil de creer, lo mejor es acudir a alguno de los comparadores que existen por internet para determinar el valor medio real. Por ejemplo, si el precio que se ofrece en la tienda online es bastante más barato que el segundo más asequible en el comparador, debe ser suficiente para hacer saltar las señales de alarma.

4. Comprueba la información legal

Las tiendas online están obligadas por ley a mostrar las condiciones de uso y venta, así como la información legal del portal. Si esta información falta o está incompleta puede tratarse de una página fraudulenta.

5. Formas de pago por internet seguras

Con la tarjeta de crédito en la mano delante de la pantalla del ordenador.

Las tiendas online de confianza ofrecen una gran variedad de formas de pago por internet seguras. Fuente de la imagen: ©Negative Space / Pexels

La oferta y el tipo de métodos de pago tienen una gran importancia con respecto a la seguridad de las compras online. Aunque no todas las formas de pago por internet seguras ofrecen el mismo nivel de garantías. Lo más importante es evitar pagar por adelantado o la transferencia bancaria si se trata de tiendas desconocidas.

Factura

Una opción ideal para el consumidor que recibe el producto y lo examina con total tranquilidad. En caso de dudas o de un producto defectuoso se puede devolver sin problemas. Para el vendedor online se trata de un método no exento de riesgos, por ello no es muy habitual.

Domiciliación bancaria

Se trata de un método de pago bastante seguro para el cliente, que siempre puede anular la transferencia simplemente contactando con su banco. Habitual en el caso de abonos o compras de carácter periódico.

Contra reembolso

En este caso el consumidor paga directamente al distribuidor cuando recibe el producto. No se tiene la posibilidad de inspeccionar la mercancía adquirida, aunque es posible rechazarla. Puede resultar un poco más caro.

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son una forma de pago rápida y muy cómoda. Visa y Mastercard son las más habituales en nuestro país. Solo necesitas dar el nombre del titular junto al número de la tarjeta, la fecha de caducidad y el código de verificación. En la medida de lo posible es conveniente hacer uso de procedimientos extra de autentificación de la transacción que ofrecen una mayor seguridad.

PayPal

Se trata del proveedor de servicios de pago más empleado mundialmente. Al abrir una cuenta con PayPal deberás asociar a ésta tu tarjeta de crédito o tu cuenta bancaria. También puedes realizar una transferencia directamente a tu cuenta de PayPal y realizar con ella pagos en internet. Las transacciones online se realizan sin necesidad de revelar tus datos bancarios.

Transferencia bancaria

Con la transferencia bancaria se transmiten datos sensibles al rellenar el formulario correspondiente. El comercio recibe toda la información de inmediato y procede al envío de la mercancía. Existen cómodas alternativas como las tarjetas de prepago.

Bitcoin

Cada vez existen más tiendas online que aceptan pagos con criptomonedas, sobre todo bitcoin. Las ventajas y desventajas de comprar en internet con bitcoin son numerosas. Su curso ha estado sujeto a importantes fluctuaciones, aunque parece que últimamente se ha estabilizado. No necesitas PIN o complejas claves secretas. Con escanear el código QR de tu monedero con el móvil es más que suficiente.

6. Con la seguridad de las compras online no se juega

El comercio por internet posee la desventaja de tener que realizar compras seguras online aportando datos sensibles. Es el peaje que se ha de abonar por el hecho de hacerlo cómodamente sentado desde tu sofá. Los cibercriminales utilizan cualquier punto débil que pueden encontrar en el sistema para hacerse con la información que necesitan. En este sentido, la protección de tus datos depende del nivel de seguridad de la tienda online. Pero tu acceso a la red debe ser también de acuerdo con estándares de seguridad estrictos.

7. Conoce tus derechos

Los consumidores en España gozan de una serie de derechos que regulan el contrato de compra y la posibilidad de revocarlo.

8. Solo la información estrictamente necesaria

Según el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) se permite a las tiendas online recopilar solo aquella información que es estrictamente necesaria para cerrar la transacción comercial. Además, el consumidor tiene el derecho a reclamar la eliminación de los datos personales. Pero ello no quiere decir que los comercios online no se puedan saltar las normas. Preguntar por qué se requiere determinada información no hace daño a nadie.

9. Localiza el sello de calidad

Los sellos de calidad y confianza para las compras seguras online son cada vez más comunes. Transmiten seguridad y transparencia. El problema es que últimamente han proliferado tanto que hasta las páginas fraudulentas crean sus propios sellos. Un sello de confianza también puede ser apropiado indebidamente. Un simple clic en el sello te debe llevar a la página del operador en dónde podrás recabar información de la tienda online que te interesa.

Te mostramos a continuación cuatro de los sellos de calidad más importantes para tus compras online seguras:

10. Inspecciona el producto

Trozos de cartón amontonados.

Comprueba que el paquete y su contenido no estén dañados y en su caso haz una reclamación. Fuente de la imagen: ©bluebudgie / Pixabay

Por último, es siempre importante que inspecciones el producto que has adquirido. ¿Está dañado el paquete? ¿Viene completo? ¿Se trata del artículo que has comprado? ¿Está deteriorado? Aunque no lo parezca todas son preguntas esenciales. Por ello es importante que inspecciones el producto inmediatamente después de haberlo recibido para así no salirse de los plazos legales en caso de tener que devolverlo.

RGPD: en vigor desde 2018

El Reglamento General de Protección de Datos es de obligada aplicación desde el 25 de mayo de 2018 en todos los países de la Unión Europea. Entró en vigor el 25 de mayo de 2016, y durante dos años las empresas, comercios y organizaciones tuvieron tiempo para adaptarse.

La ley es relativa al tratamiento de los datos personales y a la libre circulación de estos. El procesamiento de datos personales solo puede darse con el consentimiento explícito del cliente, por ejemplo, haciendo clic en el campo correspondiente.

Solo los datos que tienen que ver con el contrato de compraventa pueden ser requeridos. Además, el RGPD recoge el derecho al olvido. Ello quiere decir que si así lo solicitas el comercio tiene que eliminar todos los datos relativos a tu compra o tu historial de búsqueda.

Otro de los aspectos en los que la nueva normativa de protección de datos establece criterios muy claros es el que corresponde al envío de boletines informativos o newsletters. No se está obligado a suscribirse y el comercio online debe contar con tu consentimiento para ello. Suscribirse a un boletín informativo no requiere dar datos adicionales.

Toda la información relativa al contrato de venta debe estar disponible para el consumidor de una forma en la que éste se expresa de manera clara, precisa, transparente y sin complicaciones innecesarias que lo hagan de difícil comprensión.

La normativa del RGPD no es solo de aplicación para empresas de los países miembros de la Unión Europea; también es válida para aquellas firmas extranjeras con negocios en la Unión Europea. Por consiguiente, las reglamentaciones se aplican a las tiendas online en el extranjero que venden sus productos aquí.

Los riesgos de comprar online

Las compras por internet están a la orden del día. Cómodas, rápidas y muchas veces con mejores precios que los que te encuentras en las tiendas corrientes. No obstante, además de las ventajas, las desventajas de comprar por internet también son muchas, así como los riesgos.

Artículo equivocado o defectuoso

En el supuesto de que el comercio online te haya enviado el producto equivocado o esté defectuoso tienes el derecho a devolverlo y que se te reembolse el precio de compra, así como los costes de envío.

Tiendas fraudulentas

Criminales y estafadores se provechan de la anonimidad de internet para ofrecer productos que luego no envían o éstos se encuentran defectuosos o son de segunda mano. Es conveniente detenerse y realizar una búsqueda en la red en el caso de una tienda online sospechosa, inspeccionar el sello de calidad y echarles un vistazo a las valoraciones de otros clientes.

El robo de datos

El principal riesgo que se corre al realizar una compra en una tienda online fraudulenta es que te roben los datos personales y, sobre todo, bancarios. Debes evitar realizar compras en páginas web que te generen sospecha. Y no nos referimos únicamente a los comercios fraudulentos. Tiendas online que no siguen la reglamentación de protección de datos o cuyo sistema es anticuado están expuestas a la piratería informática.

Si sospechas que se ha producido un delito de este tipo debes bloquear inmediatamente todas tus cuentas y tarjetas y cambiar las contraseñas. Es aconsejable denunciar el robo a la policía.

Cibercriminalidad 2019-2020: las artimañas de los cibercriminales

Los criminales en internet usan diferentes artimañas para engañar a los usuarios. Una muy simple es ofrecer un producto por debajo de su precio. Se aprovechan así de usuarios poco cuidadosos que han sido deslumbrados por la ganga en cuestión.

Además, solo es posible realizar el pago por anticipado, por lo que es muy difícil recuperar el dinero después. Las páginas fraudulentas copian los sellos de calidad y los logos de las compañías de paquetería para dar la impresión de seriedad y seguridad.

Los cibercriminales pueden llegar a copiar páginas seguras para comprar por internet, incluyendo las valoraciones de los clientes. Ello se conoce como crear páginas web cebo que te piden introducir datos sensibles. Otros emplean programas maliciosos, malware, y troyanos.

¿Dónde solicitar ayuda?

En caso de haber sido objeto de un delito de fraude es necesario actuar con rapidez. Contacta con tu banco o con la entidad que ha procesado tu pago y solicita que se anule la transacción. Si existe la sospecha de que ha habido un uso indebido de tus datos, entonces lo mejor es que bloquees tus cuentas y tarjetas.

Es bueno que tengas a mano la factura. Además del recibo, conserva la orden de compra, el email de confirmación y el propio producto falsificado para poder documentar la estafa.

Debes denunciar el fraude ante la policía, incluso cuando sea prácticamente imposible ir detrás del cibercriminal. Pues las autoridades procederán a identificar el comercio online fraudulento y tomarán las medidas correspondientes.

Aquí puedes acceder a un listado de tiendas online fraudulentas así como algunos tips para comprar online.

Conclusión: ventajas y desventajas de comprar por internet

Internet es una herramienta magnífica para realizar tus compras. Pero no está exenta de riesgos y peligros. Lo primero es mantenerse alerta y no dejarse llevar por las gangas y chollos que puedas encontrar. La ley de protección de datos está vigente para todo el comercio online. Asegúrate de que solo tú puedes consentir el uso de qué datos. Sé paciente, compara precios y páginas web seguras, comprueba los sellos de calidad y los métodos de pago. Si sigues nuestras diez reglas de oro podrás navegar y realizar tus compras seguras online sin temer a ser estafado.

Fuente de las imágenes:
  • ©️bluebudgie / Pixabay
  • ©️Negative Space / Pexels
  • ©️bluebudgie / Pixabay

Contacto - Política de Privacidad